¿A quién no le gusta ir al cine? Sentarse en una butaca grande con unas buenas palomitas y dejarse llevar por un film de acción es un plan otoñal magnífico. Aún así también hay quién prefiere peli y manta en casa, ¡la comodidad no tiene precio! No revelamos ningún secreto si decimos que el cine es el arte de contar historias a través de las imágenes y del sonido y en Namaka, por si aún no lo sabías, ¡somos muy cinéfilos! Nos gustan los westerns, los musicales, las películas románticas y las de animación. Alucinamos con los superhéroes y lloramos con los dramas. ¿Te gustaría saber dónde nació el cine y cuál fue la primera película que se proyectó? ¿Quieres conocer a Carlos? ¿Y a Manis? Si te apetece descansar en el Salon indien du Grand Café de París, ¡acompáñanos y no te pierdas ningún detalle!

 

De hecho, Fermín Farándula no se perdía ni uno cuando era niño. De jovencito recorría Hollywood con la bicicleta y recogía los carteles promocionales de las películas del momento. Tenía una colección enorme que miraba con deleite. Quería ser actor, ¡ese mundo le fascinaba! ¿Creéis que lo consiguió? No podemos decir nada del final, pero estamos seguras que al acabar esta historia diréis: «¡A mí también me ha pasado!»

 

¿Sabéis quién fue Georges Méliès? ¿Un mago? ¿Un ilusionista? ¿Un cineasta? ¿Un dibujante? ¡UN SOÑADOR! Se podría haber dedicado a la zapatería, quizás era su destino, pero el mundo de la creación le llamaba. Así pues, decidió comprar un teatro en el que inventó  mil y una técnicas cinematográficas para rodar. ¿Sabríais decir dónde se muestra la luna ilustrada en la parte superior izquierda de la imagen? ¡Exacto! Es la misma que aparece en el fotograma estrella de su famosa obra Viaje a la Luna (1902). Pero hay muchos más cortometrajes de Méliès: ¡búscalos y no te pierdas su magia!