¡Estoy encantada con Namaka! Los contenidos enganchan a mi hija de ocho años y siempre me dice que alucina con los dibujos que salen en la revista.