Hace un par de meses que tuve por primera vez la revista Namaka en mis manos y las sensaciones fueron bonitas. Lo primero que sentí al tener la revista en mis manos fue el recuerdo de mi infancia. Me transportó a una revista a la cual estaba inscrita de pequeña y que me llegaba al buzón de casa, esos días en los que ponía la llave y la encontraba… ¡Eran días mágicos! Era una publicación destinada a personas como yo, ¡para mi! Por eso subía a casa y la leía de arriba a abajo…  ¡Aprendía tantas cosas! Además, de pequeña yo no era una gran lectora, bien, solo leía lo que me obligaban en la escuela… Por eso aquella revista fue un gran descubrimiento que me despertó el placer de la lectura durante una época de mi infancia. Para mi era un hecho muy especial, me permitía conocer cosas por mi misma y, del mismo modo, ¡pasarlo bien! Por eso cuando conocí Namaka me emocioné pensando en los niños que pueden sentirse como yo me sentía en aquel momento. Cuando empecé a mirar la revista… ¡Me quedé fascinada! ¿Por qué? Pues por muchos motivos que os voy a explicar a continuación.

Lo primero que me llamó la atención de la revista Namaka es que los números son temáticos. Creo que es  fantástico que cada número vaya dedicado a un tema en concreto, ya que nos permite aprender cosas de temas muy diversos. Al ser una revista dedicada a un público infantil y juvenil, el hecho de adquirir aprendizajes en temas tan curiosos, comporta que el niño se sienta satisfecho de aprender de una manera autónoma y poder compartirlo tanto con sus iguales como con los adultos. Además de las explicaciones dinámicas y las actividades lúdicas que podemos encontrar… El contenido es verídico y las personas adultas pueden aprender muchas cosas. Otro aspecto genial de la revista, para mi muy importante por mi pasión actual por la lectura, son los cuentos en formato corto. Todas las lecturas propuestas son muy acertadas, ya que cuentas con un formato corto que corresponde con la edad de los lectores y una historia con una trama comprensible. Además, si aparece una palabra que puede ser difícil de entender, encontramos la definición debajo a modo de ayuda, hecho que ayuda a la lectura y comprensión autónoma de los más pequeños.

Los cuentos presentan una serie de valores que forman parte de la historia, de manera que se produce un despertar del sentido crítico en el lector o lectora que le permite desarrollarse moralmente, un aprendizaje que siempre estará presente  en nuestra vida. Otros recursos que forman parte de Namaka son los juegos con los correspondientes niveles de dificultad. En  las revistas podemos encontrar sopa de letras, crucigramas, las 12 diferencias, entre otros que nos permiten interiorizar nuevos conocimientos y ¡pasarlo muy bien! También, con estas propuestas, se fomenta la creatividad de los niños porque es necesaria para resolver alguno de los misterios con los que nos encontramos y, por qué no, podemos hacer nuestros propios juegos cogiendo ideas de la revista. Otra propuesta muy divertida son los concursos donde los niños pueden demostrar sus habilidades artísticas y, además, pueden ganar un premio. Este sorteo tiene un significado precioso detrás, porque los niños  se sienten admirados cuando envían el dibujo y, ayuda a crear un sentimiento de comunidad, porque en cada ejemplar podemos conocer que dibujo ganó el sorteo de número anterior y su nombre.

El formato invita a compartir la lectura de la revista en familia. Como he mencionado anteriormente, el hecho de adquirir nuevos conocimientos invita a compartirlos con la familia. Las distintas dificultades de las actividades más lúdicas pueden hacer que un niño tenga que pedir ayuda a algún familiar… ¡Así que podemos compartir un momento precioso jugando! Además,  se nos hacen propuestas que pueden realizar todos juntos en familia, como por ejemplo las manualidades y las recetas de cocina. También se pueden crear espacios de lectura donde cada miembro de la familia se dedique el rato a leer, y es muy probable que NAMAKA sea una de las opciones preferidas de los pequeños de casa. De esta manera, se crea un hábito de lectura en la infancia y se comparte el rato en familia, reforzando los vínculos que nos unen como tribu. El mismo formato también permite trabajar la revista en clase. Como los números son temáticos, pueden aprovechar esos temas que quieran hacer en el aula y trabajarlos con la misma revista, realizando las lecturas propuestas, completando los distintos juegos, etc. Todo ello se puede trabajar de  manera  individual y/o en grupo. Lo más importante a destacar en la revista es que el contenido está diseñado para los niños, la revista presenta su contenido perfectamente adaptado al público al cual va destinado. La manera en la que se presentan los temas, las lecturas, las actividades, las propuestas de cocina y manualidades, los concursos… Está diseñada de una manera muy dinámica y que conecta directamente con los niños. Además, disfruto leyendo las recomendaciones de literatura infantil y juvenil.

La existencia de revistas infantiles y juveniles potencia la lectura en este público y si además se nos proponen   lecturas sobre los temas que más nos pueden interesar… Me parece una gran idea para que  los más pequeños de casa adquieran el hábito de la lectura con placer. En un mundo donde casi todo está diseñado para los adultos, encontrar un pequeño espacio, unas páginas que te buscan a ti como destinatario… ¡Es un tesoro!

 

 

Autora: Irene de la Osa García