Es el primer Día del Libro de la Narim y todavía no sabe lo que le espera. El día del Libro es un día mágico, lleno de luz y de colores, hay un olor especial: huele a ilusión, nervios, cultura, imaginación, esperanza…

 

Voy hacia la escuela recordando dos años atrás. Cuando veía la paradita de ca l’Arenas montando el escaparate lleno de libros, cuando pasaba por delante de la Rambla y veía un montón de gente con talento mostrando su arte. El día del Libro no son solo libros y cuentos, es un día para vivir la magia, para hacer nacer a los dragones. Y para hacer nacer a los dragones, tenemos a nuestra Larades, que nos ilustra los dragones más divertidos que podamos imaginar.

El año pasado fue duro, así como los falleros no pudieron quemar sus fallas, los catalanes y catalanas no pudimos sacar a pasear nuestros dragones. Pero lo que nadie nos pudo sacar son los libros y las ganas de leer. Por qué el día del Libro no es solo comprar cuentos, es también releer los que más te han gustado, es remover la librería y sacar el polvo a aquel libro que te despertó rabia, que te hizo pensar en crear un mundo mejor. El día del Libro es ir a la biblioteca a remover cuentos, a escuchar como los leen, a descubrir qué te gusta y que no te gusta leer.

 

¡Mientras iba hacia la escuela pensaba: qué suerte que este año ya no estemos confinados! Evidentemente será un día del Libro con limitaciones, así que tenía que encontrar la manera de llevar la magia a la escuela para mostrarle a Narim el motivo por el cual nos gusta tanto este día tan especial.

Primero hice un repaso de las actividades que por tradición se hacían en el centro:

– Juegos florales.

– Talleres de trabajos manuales con rosas y dragones.

– Lectura de cuentos por parte de los padres con las diferentes lenguas maternas.

– Paraditas con intercambio de libros.

 

Mientras repasaba el listado pensaba en las medidas de seguridad que tenemos en la escuela: grupos burbujas, no pueden entrar familias, desinfección de materiales, material en cuarentena… Vamos a ser sinceros, las celebraciones dentro de las aulas se complican un poco, pero si hemos logrado ir a la escuela día a día, porque no podemos hacer que esta sea una fiesta igual de especial.

¿Sabéis la noche de reyes cuando deseas dormirte pronto para levantarte por la mañana y abrir los regalos? Pues con el día del Libro me pasa lo mismo, es un día donde se regalan letras, cuentos, historias, puntos de libro, rosas y dragones. En aquel momento decidí que el intercambio de libros lo haríamos entre grupo-burbuja, porque para los más pequeños todo es nuevo, solo hay que cambiar el punto de vista y encontrarle la parte positiva en las cosas. ¡Si somos 25 alumnos por clase, buscar entre 25 libros será como buscar dentro de un tesoro de piratas! Dentro de 25 libros hay millones de aventuras que seguro encajan con cada uno de los niños, solo hace falta que remuevan y se ilusionen para encontrar su cuento. Algunos con la portada tendrán suficiente para detectarlo, otros hojearán las ilustraciones, otras leerán la sinopsis y habrá otras que en vez de cuentos prefieran revistas.

El otro gran momento de la Fiesta era cuando invitábamos a las familias a venir a explicar cuentos con las diferentes lenguas maternas. Es una forma preciosa que acerca a la lectura a todos los niños independientemente del origen de su lengua familiar. Así pues, después de pensármelo poco tiempo decidí invitar a las familias de la clase para explicarles los cuentos a través de una videollamada. Porque si una cosa buena tienen las letras es que se pueden leer desde cualquier parte del mundo.

Y este es el mensaje más bonito que nos invita a celebrar el día del Libro. Leer nos puede llevar allá donde queramos, nos lleva a viajar a paisajes que nunca habíamos visto, nos lleva a revivir momentos que nos gustaría repetir, nos trae la magia de los magos.

Seguiría la lista explicándoos en detalle cómo será el día del Libro en mi escuela, pero realmente, lo único que quiero que viva Narim y todos los niños y niñas es que vivimos en un mundo de letras, vivimos en una sociedad que necesita leer para entender y para despertar el espíritu crítico. Todas y todos podemos encontrar nuestro rincón lector, ya sea con revistas educativas, con cómics, cuentos, novelas, e-books, blogs… Hay millones de oportunidades y lo que nos ayuda este día tan especial es acercarlos a todo esto y brindarles la oportunidad de que descubran realmente su lugar.

 

Así pues, celebramos el Día del Libro, celebramos la cultura y celebramos la lectura.

 

AUTORAS: Lara y Eva de Llapis i Pinzell.