Cuando pensaba en qué referentes podría presentaros, me vinieron muchos nombres a la mente. Y el nombre que he escogido es el de Clara Peya. Y, ¿sabéis por qué? Porque la música me encanta y creo que hace la vida mucho más bonita, ¿no creéis? Y ella hace una música maravillosa.

Descubrí a Clara hace un par de años. Ya había habido algunas personas que me habían hablado. “Te gustará mucho” me decían. Y, finalmente, vino a hacer un concierto a Torelló, mi pueblo. Yo estaba entre el público y os prometo que, cuando empecé a escucharla, se me removió todo.

Clara es compositora y toca el piano. Bien, el verbo tocar se queda corto, hace magia con el piano. Y se acompaña de un equipo de personas que tocan y cantan con ella de manera espectacular.

Además, de vez en cuando, entre canción y canción, nos explica cosas. Y siempre nos hace reflexionar sobre las injusticias sociales que vivimos, sobre la opresión que sufrimos las mujeres, la pobreza, los privilegios, el racismo, el amor romántico, las relaciones de abuso de poder, el capitalismo… sus palabras, como su música, no dejan indiferente.

Gracias a ella empecé a integrar mejor que, como persona blanca, de clase media y con todas mis capacidades físicas y mentales, tengo unos privilegios que otras personas no tienen. Ya sabía las opresiones que tengo encima, por el hecho de ser mujer, pero escucharla me ha ayudado a entender y a explicar mejor los privilegios que tengo. Y todas estas reflexiones creo que me ayudan a ser mejor profesional y mejor persona.

Por otro lado, nombrarla me ayuda a aumentar la lista de referentes feministas dentro del mundo de la música. Un mundo que, a menudo, se alimenta del mito del amor romántico y que hace canciones que son muy machistas y que cantamos, bailamos e integramos sin pensar mucho. Ella nos plantea romper con esto y reflexionar sobre el amor y cómo nos relacionamos.

Y, como decía, pienso que es muy importante tener referentes feministas dentro del mundo de la música porque, como tantos otros espacios profesionales, normalmente siempre son los hombres los que ocupan más espacio y los que reciben más reconocimientos. Es por eso que es muy importante dar voz a referentes, no solo femeninas, sino que sean feministas en todas partes donde vayamos.

Para acabar, hablo de música porque pienso que es un elemento imprescindible de nuestra vida. Y que nuestros niños puedan tener la música siempre presente y, además, con referentes feministas que los ayuden a reflexionar, a construir un modelo más saludable y a tener más espíritu crítico hará que, cuando sean persones adolescentes y adultas, quizás vivan algo mejor o con más conciencia.

 

AUTORA: Elena Crespi

¡Sigue todas las novedades en todas nuestras redes sociales!