Sabemos que, de partida, la lectura aporta a los niños un montón de cosas buenas. Un estudio realizado por el Reading & Literacy Discovery Center del Hospital de Niños de Cincinnatti ha sido el primero en ofrecer evidencias neurobiológicas sobre los beneficios potenciales de la lectura. También de los daños potenciales que puede ocasionarles a niños en edad escolar pasar tiempo delante de una pantalla. 

Leer a nuestros niños desde que nacen y, como mínimo, hasta los cinco años, al mismo tiempo que los apartamos de las pantallas, estimula el desarrollo de su cerebro. Y si bien nos lo podíamos llegar a imaginar, que la ciencia nos lo confirme siempre es una estupenda noticia. 

Para extraer estas conclusiones se realizó un tipo especial de resonancia magnética para analizar la sustancia blanca de 47 niños sanos de entre tres y cinco años. El aumento y la organización de materia blanca es fundamental para la capacidad del cerebro, porque aumenta la capacidad funcional y de aprendizaje. 

El estudio determina que los niños que habitualmente leían libros con un adulto de referencia sacaron mejor puntuación en las pruebas cognitivas realizadas. En cambio, aquellos que utilizaban pantallas más de una hora al día, tenían habilidades de alfabetización pobres, menor capacidad para usar un lenguaje expresivo o para nombrar objetos rápidamente. 

 

¿Cómo construir la biblioteca de un niño? 

Las personas que leen suelen estar muy orgullosas de sus bibliotecas, porque los libros son pequeños tesoros personales. Con los niños pasa exactamente lo mismo. Procurarles una buena biblioteca desde bien pequeños es una tarea que ilusiona tanto a mayores como a niños, porque les ayuda a configurar la base de su personalidad, de aquello que son y de lo que serán en un futuro. 

Los  adultos que formamos parte de su tribu tenemos una responsabilidad enorme en todo esto. Debemos contribuir a hacer la selección, desde la cuna, eligiendo títulos enriquecedores, bien escritos, ilustrados y editados, para que reciban, con las manos y el corazón, la mejor literatura. La literatura que se merecen. 

Esto les permitirá disfrutar más y mejor de la lectura o bien de los cuentos que les explicamos, educará su sentido estético y ensanchará su espíritu crítico. Ese que tan útil les resultará cuando sean adultos. 

Todo lo que aportan a los niños las buenas lecturas

La ciencia nos ha confirmado qué sucede con los niños que leen y los adultos ya sabemos cómo es de importante saber seleccionar y elegir para forjar una buena biblioteca. Ahora, estando ya frente a las lecturas, ¿sabes qué más aportan a los niños?

 

  1. El placer

¿Hay algo que sea comparable con sentarte en tu butaca favorita y sumergirte en una historia nueva de personajes inventados, criaturas mágicas y paisajes de sueño? Leer es un placer al que no todo el mundo se apunta. Un 68 % de las personas que viven en nuestro país leen habitualmente. ¿Formáis parte vosotros de este privilegiado grupo? 

 

  1. La creatividad

Los libros son un pasaporte muy económico a cualquier lugar del mundo o fuera de nuestro planeta. Adentrarse en nuevos mundos, conocer historias y realidades lejanas sirve para confirmar a los niños que las posibilidades son sencillamente infinitas. Y a partir de aquí, pueden comenzar a imaginarlas. 

 

  1. El conocimiento del mundo

Leer es aprender y leer también es conocer nuestro entorno. A menudo, los libros nos cuentan cosas del mundo en que vivimos y los niños (o bien los adultos) las interiorizamos casi sin darnos cuenta. Conocer el mundo nos ayuda a entenderlo. 

 

  1. La empatía

 

¿Cómo hacemos niños empáticos? ¿Cómo les ayudamos a ponerse en los zapatos de los demás, preguntar, comprender y querer? ¡Leyendo historias! Conocer personajes nuevos, saber sobre sus historias y ver que no estamos solos en este mundo, a veces tan complejo, es útil para que los niños y niñas no se miren tanto el ombligo y aprendan a convivir. 

 

  1. La lingüística

Las buenas lecturas también aportan a los niños la posibilidad de entrenar sus habilidades lingüísticas, ya sea aprendiendo e incorporando palabras nuevas a su vocabulario base o bien mejorando su capacidad lectora, para escribir y perfeccionar la gramática y la ortografía. 

 

  1. La comprensión lectora 

A menudo, en las escuelas se detectan carencias importantes en los pequeños que dificultan su progreso académico. Si bien no es generalizada, todavía hay muchos niños que tienen problemas en el ámbito de la comprensión lectora. La experiencia de la lectura no solo se puede materializar en el propio acto de leer, sino en el comentario posterior, los juegos de preguntas y otras actividades que el adulto puede potenciar desde su posición. 

 

 

  1. La memòria y la concentración

Las pantallas y las nuevas tecnologías en general no nos dejan detenernos a disfrutar lentamente de los momentos. Esto hace que muchos niños no tengan demasiada paciencia a la hora de practicar la observación, utilizar su memoria y entrenar la concentración. Todas son habilidades básicas para la vida que podemos trabajar mediante actividades tan sencillas como la observación de la naturaleza o la lectura, por supuesto. 

Y para ti, ¿qué más puede aportar una buena lectura? 

 

Autora: Elisenda Castells

 

La lectura es crucial tanto para el éxito escolar como para el desarrollo personal. Como decía Mafalda: Vivir sin leer es peligroso, te obliga a creer en lo que te digan. Ahora bien, conseguir que a los niños les guste la lectura y quieran leer de forma autónoma no es fácil.

Las nuevas generaciones se encuentran cada vez con más estímulos para ocupar su tiempo libre: televisión, internet, videojuegos, etc. Es difícil encontrar un rato para leer sin caer en la obligación, porque no nos engañemos, cuando nos obligan a hacer cosas, es cuando menos ganas tenemos de hacerlas. Por tanto, el objetivo es que los niños y niñas quieran leer por gusto, y no por obligación. Y en esto la revista Namaka tiene mucho que ofrecer.

Contenido variado y adaptado a sus intereses

La revista Namaka es una revista lúdica y trepidante pensada para personitas intrépidas de 6 a 11 años y recomendada para explicar a los más pequeños. Esto significa que los niños y niñas tienen en sus manos contenido adaptado a su proceso evolutivo y muy bien pensado para que los niños disfruten de la lectura, aprendan cosas nuevas y, sobre todo, se diviertan. Cuando conectamos emocionalmente con una cosa es cuando realmente adquirimos el aprendizaje. Las emociones juegan un factor muy importante a la hora de leer.

Habitualmente, los niños no quieren leer un cuento o un libro porque son muy largos. Se pierden entre tantas páginas y no entienden lo que están leyendo. Con la revista, esta sensación desaparece, ya que ofrecen textos cortos, conectados con sus inquietudes y de temáticas variadas para que no pierdan el interés y mantengan la curiosidad.

Además, los textos van siempre acompañados de ilustraciones llenas de personajes y colores muy atractivos que captan rápidamente la atención de quien los mira. Lo importante para tener un buen hábito lector no es leer montañas de libros y estar 3 horas al día leyendo. Se trata de encontrar pequeños espacios de tiempo libre para poder leer algún texto enriquecedor, alguna curiosidad escondida o alguna receta deliciosa… Poco a poco irán adquiriendo el hábito de la lectura.

 

Leer jugando

En las páginas de la revista Namaka encontramos una variedad increíble de propuestas que incentivan la lectura. Hay textos informativos, curiosidades, pasatiempos (sopas de letras, laberintos, etc.), recomendaciones, concursos de dibujo, recetas… La variedad de su contenido te da la posibilidad de avanzar y retroceder las páginas a tu gusto, pararse a reflexionar, enriquecerse con sus personajes, informaciones… y además potenciar la capacidad de invención y la creatividad de los lectores.

Mientras pasan las páginas y juegan con las propuestas de la revista, están poniendo sin saberlo un pie en la lectura. Aprender a jugar es uno de los mejores aprendizajes que puede adquirir un niño.

 

La emoción de los pequeños al recibir su revista

La revista Namaka permite instaurar una costumbre, un hábito. La suscripción bimestral se convierte en una cita ineludible para el lector o lectora. Cuando llega la revista es un momento lleno de emociones. Los niños y niñas disfrutan de un rato único al recibir un paquete (si está a su nombre, aún más) y descubren todas las novedades que esconde el nuevo número. El sentimiento de propiedad al sentir que la revista la han enviado para él o ella, ayuda a desarrollar el amor por la lectura y en consecuencia, el hábito a la lectura.

 

Establecer un horario y leer juntos

El hogar es ideal para que  niños y niñas desarrollen el placer por la lectura. Las familias no tienen que esperar a que aprendan a leer en la escuela. Si no, los niños y niñas entienden la lectura como una asignatura obligatoria, y no como una necesidad. Convertir el momento de lectura de la revista en un encuentro familiar, hace que se establezca un vínculo emocional muy importante. El hábito de lectura es compartido, todo el mundo disfruta de las ilustraciones, los personajes, los juegos… Leer juntos la revista permite que todo el mundo se conecte enseguida y no es necesario saber de qué va la historia o el cuento, ya que en pocos minutos puedes engancharte a la historia.

Como conclusión…

La revista Namaka es una oportunidad imprescindible para que los pequeños lectores encuentren un espacio donde viajar por diferentes formas de lectura, a la vez les pica la curiosidad y aprenden sobre distintos temas. Los suscriptores ayudan a mantener el hábito de la lectura, ya que invita a los niños a leer el regalo que les llega a casa. Y como siempre, los adultos hemos de predicar con el ejemplo. Somos sus referentes. Leed delante de ellos y ellas vuestras lecturas, para qué así ellos lean las suyas. ¡Compartir la lectura en familia es un momento precioso!

 

¿Cómo podéis empezar?

  • La suscripción digital es una buena opción para los niños que les gusta leer a través de una pantalla.

 

Autora: Ruth de Literatura Infantil y Juvenil

Hace un par de meses que tuve por primera vez la revista Namaka en mis manos y las sensaciones fueron bonitas. Lo primero que sentí al tener la revista en mis manos fue el recuerdo de mi infancia. Me transportó a una revista a la cual estaba inscrita de pequeña y que me llegaba al buzón de casa, esos días en los que ponía la llave y la encontraba… ¡Eran días mágicos! Era una publicación destinada a personas como yo, ¡para mi! Por eso subía a casa y la leía de arriba a abajo…  ¡Aprendía tantas cosas! Además, de pequeña yo no era una gran lectora, bien, solo leía lo que me obligaban en la escuela… Por eso aquella revista fue un gran descubrimiento que me despertó el placer de la lectura durante una época de mi infancia. Para mi era un hecho muy especial, me permitía conocer cosas por mi misma y, del mismo modo, ¡pasarlo bien! Por eso cuando conocí Namaka me emocioné pensando en los niños que pueden sentirse como yo me sentía en aquel momento. Cuando empecé a mirar la revista… ¡Me quedé fascinada! ¿Por qué? Pues por muchos motivos que os voy a explicar a continuación.

Lo primero que me llamó la atención de la revista Namaka es que los números son temáticos. Creo que es  fantástico que cada número vaya dedicado a un tema en concreto, ya que nos permite aprender cosas de temas muy diversos. Al ser una revista dedicada a un público infantil y juvenil, el hecho de adquirir aprendizajes en temas tan curiosos, comporta que el niño se sienta satisfecho de aprender de una manera autónoma y poder compartirlo tanto con sus iguales como con los adultos. Además de las explicaciones dinámicas y las actividades lúdicas que podemos encontrar… El contenido es verídico y las personas adultas pueden aprender muchas cosas. Otro aspecto genial de la revista, para mi muy importante por mi pasión actual por la lectura, son los cuentos en formato corto. Todas las lecturas propuestas son muy acertadas, ya que cuentas con un formato corto que corresponde con la edad de los lectores y una historia con una trama comprensible. Además, si aparece una palabra que puede ser difícil de entender, encontramos la definición debajo a modo de ayuda, hecho que ayuda a la lectura y comprensión autónoma de los más pequeños.

Los cuentos presentan una serie de valores que forman parte de la historia, de manera que se produce un despertar del sentido crítico en el lector o lectora que le permite desarrollarse moralmente, un aprendizaje que siempre estará presente  en nuestra vida. Otros recursos que forman parte de Namaka son los juegos con los correspondientes niveles de dificultad. En  las revistas podemos encontrar sopa de letras, crucigramas, las 12 diferencias, entre otros que nos permiten interiorizar nuevos conocimientos y ¡pasarlo muy bien! También, con estas propuestas, se fomenta la creatividad de los niños porque es necesaria para resolver alguno de los misterios con los que nos encontramos y, por qué no, podemos hacer nuestros propios juegos cogiendo ideas de la revista. Otra propuesta muy divertida son los concursos donde los niños pueden demostrar sus habilidades artísticas y, además, pueden ganar un premio. Este sorteo tiene un significado precioso detrás, porque los niños  se sienten admirados cuando envían el dibujo y, ayuda a crear un sentimiento de comunidad, porque en cada ejemplar podemos conocer que dibujo ganó el sorteo de número anterior y su nombre.

El formato invita a compartir la lectura de la revista en familia. Como he mencionado anteriormente, el hecho de adquirir nuevos conocimientos invita a compartirlos con la familia. Las distintas dificultades de las actividades más lúdicas pueden hacer que un niño tenga que pedir ayuda a algún familiar… ¡Así que podemos compartir un momento precioso jugando! Además,  se nos hacen propuestas que pueden realizar todos juntos en familia, como por ejemplo las manualidades y las recetas de cocina. También se pueden crear espacios de lectura donde cada miembro de la familia se dedique el rato a leer, y es muy probable que NAMAKA sea una de las opciones preferidas de los pequeños de casa. De esta manera, se crea un hábito de lectura en la infancia y se comparte el rato en familia, reforzando los vínculos que nos unen como tribu. El mismo formato también permite trabajar la revista en clase. Como los números son temáticos, pueden aprovechar esos temas que quieran hacer en el aula y trabajarlos con la misma revista, realizando las lecturas propuestas, completando los distintos juegos, etc. Todo ello se puede trabajar de  manera  individual y/o en grupo. Lo más importante a destacar en la revista es que el contenido está diseñado para los niños, la revista presenta su contenido perfectamente adaptado al público al cual va destinado. La manera en la que se presentan los temas, las lecturas, las actividades, las propuestas de cocina y manualidades, los concursos… Está diseñada de una manera muy dinámica y que conecta directamente con los niños. Además, disfruto leyendo las recomendaciones de literatura infantil y juvenil.

La existencia de revistas infantiles y juveniles potencia la lectura en este público y si además se nos proponen   lecturas sobre los temas que más nos pueden interesar… Me parece una gran idea para que  los más pequeños de casa adquieran el hábito de la lectura con placer. En un mundo donde casi todo está diseñado para los adultos, encontrar un pequeño espacio, unas páginas que te buscan a ti como destinatario… ¡Es un tesoro!

 

 

Autora: Irene de la Osa García

 

Es complicado, por no decir imposible, concebir un cuento infantil sin ilustraciones. Los álbumes ilustrados, por ejemplo, son libros que se basan principalmente en imágenes y, por tanto, son un recurso fantástico para prelectores y lectores de todas las edades. También para los adultos. Las imágenes se leen y son un punto de partida esencial para los niños que se inician en el magnífico viaje de convertirse en lectores. 

Ilustraciones para comprender y sentir

¿Cómo sería un cuento sin ilustrar? Las ilustraciones acompañan los textos y los sostienen. Pero a menudo hacen mucho más que eso. Los complementan, los hacen encajar y, a veces, hasta pueden sustituirlos.

El lenguaje visual es muy importante porque, además de añadir atractivo a las publicaciones, ofrecen un apoyo irremplazable. Ya como prelectores y desde la más tierna infancia, a través de las ilustraciones los niños se sienten atraídos por la historia, conectan con la voz de los padres y abuelos que la leen y se sumergen, como por arte de un flautista de Hamelín, en la magia de la historia.

Las ilustraciones favorecen poderosamente la comprensión lectora del niño o la niña que comienza a adentrarse en la literatura. Y no solo a través de los cuentos o los álbumes ilustrados con contenido literario, sino también con aquellas revistas que, como Namaka, aportan información, datos curiosos, ciencia e infinidad de aprendizajes.

A través de las imágenes, los niños conocen los personajes y los escenarios, de modo que los pueden identificar rápidamente en la historia. Y esto, está claro, les permite seguir el hilo de la historia y, por tanto, entenderla y vivirla con plenitud. 

Arte y técnica: una ventana a la creación 

Cuando un editor elige a un profesional concreto para ilustrar un cuento, lo hace con la certeza de que su estilo y saber hacer se ajustarán a las características y necesidades de la historia. También con la confianza de que las ilustraciones aportarán belleza y valor al relato, que lo harán más comprensible y más rico, si cabe. 

Las ilustraciones y las diferentes técnicas empleadas (acuarelas, pinturas, rotuladores, lápiz, collages, digital…) son invitaciones al aprendizaje artístico. El clic que desencadena una experiencia emocional insólita y la puerta abierta a la experimentación personal. 

Saber elegir, ilustración de calidad

Construir una biblioteca propia para los niños es un ejercicio precioso, pero hay que saber elegir. ¿Por qué? Para nosotros es vital que las historias que ofrecemos a los niños tengan una buena calidad literaria. Es decir, que estén bien creadas: tengan una estructura adecuada, estén correctamente redactadas y ofrezcan a los niños una experiencia sólida y genuina. 

Por todo esto es muy importante el criterio del adulto, que acompaña en la selección de los títulos. Si nos sentimos perdidos, debemos dejarnos asesorar por los libreros. Ellos nos pueden sugerir títulos interesantes, recomendarnos grandes clásicos o descubrirnos historias e ilustradores imprescindibles. ¿Qué tal si empezamos con la obra de Maurice Sendak? ¿Y si nos damos la oportunidad de descubrir el arte de Marta Altés? ¿Margarita del Mazo? ¿Benjie Davies? ¿Eva Armisén? ¿Kitty Crowter? Y así, nombres hasta el infinito. 

Los libros bien hechos, bien contados y bien ilustrados, son más agradables de leer que los que no se han hecho con mimo, que los hay. Por todo esto, te invitamos a explorar con calma los títulos y a disfrutar de sus ilustraciones. Es alimento para la semilla de una familia lectora. ¡Vamos!

Autora: Cecília Hill

 

 

 

 

¡Estamos seguros de que en algún momento has deseado ser una bestia o un animal salvaje! Pues estás de suerte porque el nuevo número de la revista Namaka te envolverá en un mundo repleto de animaladas. ¿Sabías que algunos animales se pueden mimetizar con el entorno u otros que utilizan las rayas para asustar a los enemigos?

¿Sabías que una de las artistas más reconocidas tenía como musas a los animales? Pues si, Frida Khalo descubrió una fuente de inspiración para la creación de muchas de sus obras en todo tipo de animales, tal es así, que en casi todas su obras podrás encontrarlos. Fue una artista reconocida mundialmente, pero tiene un rasgo característico que la considerasen una rebelde y es… ¡Ah! ¡Tendréis que leer la revista para saber de qué se trata!

Los animales salvajes son aquellos que viven en la naturaleza y que se alimentan por sus propios medios.¿Te puedes llegar a creer que pueda existir una escuela para dejar de ser un animal salvaje? Descubre la maravillosa historia de nuestro amigo Hipo cuando toma la decisión de ir a la escuela.

 

 

 

 

Cuando somos pequeños, existe un momento en el cual descubrimos que un conjunto de letras puede formar una palabra y que cuando estas combinan, puede llegar a convertirse en un mensaje con sentido, a darnos información o hasta a explicarnos una historia. Este instante mágico es aquel en que aprendemos a leer y se convierte en uno de los momentos más importantes de nuestras vidas por todo lo que significa. 

Si nos preguntamos, por qué leemos, seguro que encontramos un montón de respuestas. A veces leemos para obtener conocimiento o una información concreta, otras por placer, para combatir el aburrimiento o para trasladarnos a un lugar mágico y bien lejano que nos permita evadirnos de todo aquello que nos agobia o preocupa. Y es que motivos, ¡hay para dar y vender!

Podemos caer en la trampa de pensar que una vez hemos aprendido a diferenciar las letras e identificar cuál es su sonido, ya hemos aprendido a leer; si, es bien cierto, pero el aprendizaje de la lectura va mucho más allá. El mercado nos ofrece muchas publicaciones que nos permiten disfrutar de la lectura a la vez que nos enseña a leer y Namaka, la revista infantil más divertida y salvaje, es una de ellas. Ahora, os explicaré cinco motivos de este porqué. 

Descubrimiento del placer hacia la lectura 

Namaka atrapa a partir de temáticas divertidas, interesantes y cercanas a los niños y niñas y consigue encender una llama que ya no se puede apagar. A veces, el tema protagonista gira alrededor de la música, los ritmos y las melodías; otras es mediante seres extraordinarios; o nos explica todo aquello que hay dentro y fuera de nuestro mundo, nos habla del futuro y ciencia-ficción… Y siempre lo hace de manera entretenida, pero sin perder el rigor y la fiabilidad de la información que aparece. 

Desarrollo del espíritu crítico 

Si nos gusta leer y nos consideramos unos defensores de la lectura, hacemos todo lo posible para que los niños y niñas que nos rodean también descubran este placer. Nos preocupa no solo que lean si no aquello que están leyendo. Y es que aprender a leer es un proceso que dura toda la vida y donde hace falta tener en cuenta diferentes aspectos que forjan nuestra personalidad. Si eres así, ya puedes estar tranquilo o tranquila, porque los textos de esta súper revista utilizan un lenguaje no sexista e inclusivo y tratan temas como el respeto a la naturaleza, a la diversidad, a la igualdad de oportunidades sin tener en cuenta el sexo o los orígenes, así como nos propone recetas sanas y saludables o talleres de manualidades a partir de material reciclado. 

Conocimiento de diferentes tipologías textuales 

La presencia de textos tan dispares, como: narrativos, instructivos, informativos, encuestas, poemas, recomendaciones literarias… No solo es un incentivo porque permite estimular el conocimiento, sino porque se convierte en la excusa perfecta para iniciarse en la lectura. Todos y cada uno de nosotros nos sentimos atraídos por unas temáticas o un tipo de lectura, esto es bien cierto, pero si de tanto en tanto hacemos el pequeño esfuerzo de salir de nuestra zona de confort, se nos abre una puerta que quizás no volvemos a cerrar porque lo que descubrimos nos atrapa muy fuerte. 

Participación en actividades de escritura y dibujo  

Todos y todas llevamos dentro un o una gran artista, y muchas veces nos arrepentimos de no sacarlo más a menudo. Namaka nos ofrece la posibilidad de hacerlo escribiendo y dibujando el final de una historia, creando un collage combinando fotografías propias e imágenes de revistas, transformando manchas en auténticas obras de arte, dibujando todo aquello que nos imaginemos… Y esto solo es un pequeño ejemplo de lo que podemos encontrar.  

Acercamiento al arte de la ilustración

La ilustración es la imagen que nos ayuda a entender el texto que acompaña y nos acerca a ella para permitirnos descubrir la composición de los elementos que la forman, el color que predomina, la movilidad que esconde… Cuando somos pequeños y pequeñas, nos acostumbramos a fijarnos mucho en las imágenes que acompañan al texto y si estas son alocadas, rompedoras y divertidas, como son las de Namaka, consigue desarrollar la observación y poner en valor la importancia de la faena que hay detrás. A menudo cuando les explicamos un cuento o un libro, solo leemos la letra, pero, ¿y si hiciéramos el ejercicio de leer también las imágenes? Seguro que la historia sería mucho más rica. 

Estos cinco motivos para aprender a leer con Namaka solo son una pequeña muestra, porque como seguro que eres un lector o lectora con un gran sentido crítico, puedes descubrir muchísimos más. ¿Te animas a hacerlo? 

Autora: Elisenda Castells 

 

 

Este artículo sobre las rutinas lectoras de los niños y niñas viene de la mano de… ¡Anna Mas de Creaduca! ¡Disfrutad!

Me atrevería a decir en voz alta que leer es de aquellas cosas que quizás un día te apasionan, pero que en algún momento de tu vida te han obligado a hacer. 

Soy una gran apasionada a los libros y de la lectura, pero no lo soy desde pequeña, a pesar de que las estanterías de casa siempre han estado llenas de páginas preciosas y libros apasionantes. Mis padres siempre han leído, por lo que lo he vivido de una manera normalizada. 

Leer es aquello que quizás los niños y niñas harán cuando no los obliguemos a hacerlo, cuando les demos la oportunidad de escoger sus lecturas y cuando su entorno esté lleno de libros. Quizás no lo harán hasta que sean más mayores o quizás nunca serán grandes apasionados y apasionadas de la lectura. Aun así, será su decisión, por lo que nosotros como adultos debemos darles las herramientas para que sepan que tienen la opción de leer, de perderse dentro de un libro, de vivir aventuras y de viajar por el mundo a través de las letras.

Es evidente que hay estrategias que nos pueden funcionar para fomentar el arte de la lectura y acercarlos a los libros.

Leer cuentos desde pequeños es imprescindible. Los cuentos nos transportan a mundos mágicos y son de las primeras herramientas que les descubren otras realidad al margen de las que están viviendo en primera persona y en su entorno. 

También les ayuda a reflexionar y a descubrir nuevas realidades que quizás les generan inquietudes. 

Demos la oportunidad a que ellos y ellas toque, cogan y pasen las páginas si es que todavía no han aprendido a leer, pero que empiecen a familiarizarse con los formatos y la paz que puede aportar un buen rato de lectura. 

Cuando empiecen a identificar las letras, aprender a leer es un momento precioso del desarrollo de los niños y niñas, ya que todo se quiere leer en voz alta. Es una práctica continua. Les fascinan aquellas letras que salen de su propia voz y debemos aprovechar el momento para ofrecerles cuentos y libros que estén justo a su altura. A pesar de ello, esto no implica que cojan un libro cada noche.

Este es un buen momento para no bajar la guardia, seguir ofreciendo cuentos y libros, pasear por las librerías del pueblo o del barrio, para que sean ellos y ellas mismas las que escojan su lectura si les apetece. Leer conjuntamente cada noche una página y convertirlo en obligación es cuando empieza a ser cansado. 

Para mi es imprescindible que los adultos sean también lectores, y de esta manera nos verán leyendo y nos tomarán como referencia. 

Una estrategia cuando los niños y niñas van creciendo, es que nosotros como adultos leamos un capítulo diario de algún libro recomendado para su edad. De esta manera se despertó en mí el interés por la lectura. Mi madre cada noche me explicaba lo que pasaba en un capítulo de Esfumat Gaudenci. ¡Cada día me iba a dormir con la incertidumbre de saber qué más pasaría! 

Ahora soy una gran devoradora de libros. Pero durante mucho años no leí, porque no era mi interés principal, y nadie me obligaba a hacerlo. En caso contrario, quizás ahora no leería tanto como leo.

En resumen, las rutinas nos ayudan en todos los aspectos de la vida, pero debemos permitir que sean rutinas y no obligaciones. 

  • Generemos espacios donde los cuentos y libros estén al alcance de todos y sea el propio niño o niña quien decida los títulos que colocaremos en el espacio de lectura y juego. Los podemos cambiar cada mes de forma que sean itinerantes.
  • Los adultos de su alrededor deben leer. Predicar con el ejemplo es básico si queremos que descubran el gran mundo de la lectura. 
  • Planificar salidas a la biblioteca desde pequeños, ¡de manera que entiendan ese espacio como una catedral de libros, cuentos e historias!  ¡Allí podemos soñar con todo!
  • Leer cada noche o cada momento que necesitéis o necesiten volver a la calma.
  • Permitir que sean ellos y ellas quienes lean, pasen las páginas y comenten los dibujos durante el rato que necesiten
  • Generar juego alrededor del libro o cuento, que sea más divertido, más apasionante.
  • Generar expectativas sobre la lectura del día siguiente. 
  • Las rutinas son positivas si las llevamos a cabo diariamente y si son flexibles. No siempre nos encontramos en el mismo estado de ánimos para absorber según qué libros.
  • Es importante que los adultos nos informemos de los libros adecuados para su edad referente al mensaje que transmitan.
  • Cuando leamos con ellos, podemos acompañar las historias y sus situaciones o mensajes con los momentos y situaciones reales de la vida del niño o niña.
  • Y, sobre todo, no los obliguéis a leer. Recibirán esta obligación de manera negativa y quizás le estamos cortando las alas a un gran lector o lectora.

Autora: Anna Mas Estruch

Sabemos que el número tres y el siete son emblemáticos y que siempre aportan elementos mágicos en la literatura. Es por esto que me gustaría compartir siete fórmulas indispensables para fomentar la lectura de Namaka en clase, ya que con tres me quedaría corta. 

No hablaré de elementos mágicos, puesto que la magia la encontramos en las historias que leemos.  

TIEMPO 

Para fomentar cualquier hábito hace falta tiempo. Muchas veces esta palabra tiene una connotación negativa, pero no es necesario hablar de cantidad sino de calidad. Sería bueno encontrar un momento del día para compartir un rato de lectura individual o entre iguales y dependiendo de nuestra organización en el aula, este momento puede ser compartido o privado. 

Sería muy interesante encontrar una franja dedicada a la revista, ya que ofrece un amplio abanico de posibilidades y puede ser muy enriquecedor para desarrollar diferentes apartados de Namaka. Si es posible, estaría muy bien que fuese un momento donde se trabajase de manera simultánea, para poder comentar posteriormente lo que se ha leído, establecer una conversación, exponer diferentes opiniones y hasta dar recomendaciones. 

Si todavía no se han iniciado en el proceso lector, podemos comentar las imágenes e ilustraciones de la revista, de esta manera fomentaremos las ganas de descifrar que se esconden en el texto escrito. La organización o planificación de las sesiones puede ser muy diversa. Se pueden leer los apartados de la revista de manera compartida, el maestro/a leyendo en voz alta o dividiendo la lectura entre los y las alumnas, sin que sea obligatorio y disfrutando de este momento. Si es el profesora/a es quien marca a quien le toca leer, estarán más pendientes de las directrices y no tanto de la comprensión del texto. Por ello está bien que sea el mismo alumnado quien gestione los turnos. Se podría leer hasta el primer punto y luego sigue leyendo el siguiente voluntario. En caso de que no haya ninguno entonces será el maestro o maestra quien seguirá. 

Al principio costará que se sumen, pero poco a poco irán leyendo en voz alta. Hace falta darles tiempo y seguridad. Es un buen momento para fomentar el respeto entre iguales. 

Otra opción es encontrar momentos de trabajo individual sin que sea simultáneo y momentos concretos compartidos, como por ejemplo leer entre todos y todas la introducción de la revista. Si es posible sin dejar de lado el hecho de poder trabajar de manera individual con el trabajo en pequeños grupos con intereses compartidos. Es muy importante encontrar este momento de cierre y de compartir con el resto de compañeros y compañeras.

ESPACIO

¿Qué sería del tiempo sin el espacio? Es importante tener en cuenta los espacios como elementos físicos, pero también como generadores de relaciones, de momentos y de aprendizaje. Hay que encontrar aquel espacio donde nos sintamos cómodos y con ganas de abrir un libro y aventurarnos. Es evidente que no todas las personas necesitaremos los mismos elementos en nuestro espacio de lectura, pero seguramente todas estaremos de acuerdo en que hay unos indispensables: la luz, el ambiente calmado, una historia que nos motive y la comodidad. 

El espacio dependerá de la franja de edad, ya que habrá quien estará mejor estirado en el suelo y quien necesitará una buena butaca para levantarse sin problemas. Lo más importante es encontrar la comodidad personal para poder perdernos y dejarnos llevar por aquello que estemos leyendo, observando e imaginando.Durante este espacio de tiempo donde los y las alumnas están trabajando en la revista, es muy importante que se sientan cómodos en el espacio. De esta manera favorecemos su motivación por la lectura y la realización de actividades propuestas. 

EXPLICAR CUENTOS E HISTORIAS

Una pieza clave para el hábito lector son los cuentos, muy relacionados normalmente con la etapa de la educación infantil, pero que hace falta seguir explicando y leyendo en primaria.

Aprovechando la sección de la revista donde se hacen recomendaciones de lectura, se podría preparar una mesita en el aula donde recomendarse cuentos y libros con una breve descripción. Podría estar muy bien que se decidiera entre todo el grupo qué lectura en conjunto leer.

Acabando con el tema de los cuentos y las narraciones, me gustaría transmitir que la explicación de cuentos no es un premio por parte del adulto. Para ellos y ellas el hecho de escuchar historias es una necesidad básica y es por eso que nos tenemos que acostumbrar a que estén presentes en nuestro día a día en el aula.

BIBLIOTECAS O LIBRERÍAS

También podemos aprovechar este mismo apartado de recomendaciones que estamos comentando para pedir libros o lecturas a la biblioteca del pueblo o barrio y leerlo en el aula. Si se puede hacer una comanda, ¡perfecto! Aun así, visitar bibliotecas y librerías ofrece una experiencia muy rica para apreciar el valor de los libros, no solo el económico, sino el valor sentimental, su belleza, el cuidado que tienen las personas por los libros y el ambiente que se respira y se palpa en un sitio como este.

ESCOGER 

A veces, para facilitar la gestión del aula, se programa una actividad igual para todo el grupo de clase. Pues bien, es importante dejarlos escoger entre diferentes posibilidades. Muchas veces dejamos escoger acciones que quizás pertenecen más a la decisión del adulto y otras veces el niño o niña podría escoger perfectamente. En ocasiones no los dejamos escoger lo suficiente porque implica que el adulto no gestione o domine la situación como él/ella cree que debería de ser. 

Debemos ofrecer un rato dedicado a la revista, pero no hace falta que todo el alumnado trabaje ese mismo apartado a la vez. Aprovechando todas las posibilidades que ofrece Namaka, es una buena manera de atender diferentes necesidades y ritmos del aula.  

Es necesario que les transmitimos que se sientan libres de dedicar su tiempo a aquello que les interesa y les motiva. Así conseguiremos aumentar su implicación en aquello que están haciendo, puesto que muchas veces el solo hecho de imponer algo, crea rechazo. Contrariamente, si pueden escogerlo lo recibirán de un modo gratificante. 

EJEMPLO 

Intenta fomentar sin dar ejemplo es una meta difícil de conseguir. Si queremos potenciar la lectura hace falta que el adulto de referencia transmita el gusto y la pasión por la misma. Cuando dedicamos un espacio y tiempo a la lectura individual del aula, a pesar de la faena que tengamos, no es un momento para que el o la docente miren otras cosas, sino que es importante que también se centre en la lectura y así la pueda compartir con el resto de alumnos y alumnas. 

AMOR 

El ejemplo nunca viene solo, siempre va acompañado de sentimiento y emoción. El amor y la pasión por la lectura, la revista, el rato que le dediquemos, los libros y los cuentos, el respeto por las historias y transmitir este sentimiento es uno de los pilares más importantes de la lectura, porque “la letra con amor entra.”

 

Autora: Noelia Pastor 

Si abres la ventana sentirás que hace un frío que pela y seguramente tengas que vestir con bufanda y guantes para salir a la calle. Lo mismo te pasará cuando leas la revista Namaka 22. Acaba de salir del congelador, ¡y esta vez trae historias que te dejarán más helado que nunca! A pesar de que desde hace unos años los inviernos son cada vez más cálidos como consecuencia del cambio climático, hemos querido hacer un pequeño homenaje a una de las estaciones del año que más nos gusta. El verano tiene muy buena fama, y es que no es para menos, pero el invierno… ¡Ay, el invierno! En ninguna otra época podemos encontrar a uno de los personajes más feroces de la historia, ¡el Yeti!

¡O disfrutar de una buena conversación con la abuela cerca de la chimenea! Pablo, el pequeño protagonista de la imagen de la izquierda, lo sabe muy bien. Se queja de que no le gusta nada el invierno. Se despierta con los pies fríos y el paisaje que ve por la ventana ya no es luminoso. Unas palabras de su abuela rememorando las aventuras del invierno pasado lo hacen cambiar de opinión. ¡Al fin y al cabo, a quién no le gusta abrazar a su abuela mientras se toma una taza de chocolate caliente


¿Piensas que los copos de nieve aterrizan aleatoriamente? ¡Qué va, lo tienen todo pensado! Hay copos de nieve muy tranquilos que prefieren llegar a un tejado para estar en calma. Otros en cambio son más juguetones, hablamos de esos copos de nieve que quieren aterrizar en parques convertidos en muñecos de nieve o en bolas para jugar con los más pequeños. Aun así, existe una ubicación privilegiada donde caer y nosotros podemos facilitarles la faena. ¡Si quieres saber de qué lugar se trata tendrás que leer la historia del Plan de aterrizaje!

 

Diciembre es un mes para celebrar que llega la Navidad y que nos podemos reunir en familia, a pesar de que este año sea un poco más complicado. Aun así, a veces hace falta mirar un poco más allá, ¡desde Namaka siempre decimos que existen motivos para celebrarlo todo!

Seguramente ya conoceréis los típicos calendarios de adviento que traen chocolate, dulces o notas con objetivos para realizar durante este mes. ¡Nosotras hemos apostado por la creatividad y por las ilustraciones de los colaboradores de la revista!

En el calendario de adviento namakiano hay 24 dibujos para colorear. ¡Que vuele la imaginación de los más pequeños y pequeñas!

¡Descarga el calendario aquí!

¡Queremos ver vuestras creaciones! Cuando pintéis cada día la ilustración correspondiente, lo podéis colgar en las redes sociales con una foto y etiquetarnos a @revistanamakaes ¡y así entre todos y todas hacemos un mes de diciembre lleno de color!